viernes, 2 de septiembre de 2016

Soy buena onda, pero no pendeja

El coincidir en este mundo con gente tan extraña es inevitable, no se porque sigo sorprendiéndome, regularmente me da por llevarme bien con la mayoría de la gente, evitar los conflictos, ver el lado amable de una situación o incluso justificar a las personas cuando tienen esos 5 minutos en su día. Si hay alguien que veo mala onda, mala copa o mal plan le saco la vuelta, si es posible y lo saco de mi circulo de vida y amistad.


Recuerdo al menos solo dos personas que en ámbito laboral he sentido su mala vibra y hasta ahí, de mi parte he tenido algunas personas difíciles de soportar, pero siempre lo logro, salgo bien librada de alguna situación y así simplemente vuelta a la pagina y sigue la vida, sin embargo ya tengo esta sensación de hace mas de un año.


En pocas palabras lo tengo atravesado, me molesta su falta de compromiso en el trabajo, me recontraputa alguien y es raro, muy raro, persona tan mamona y mal plan no había conocido nunca, misógino a morir y lo malo es que siento cuestión laboral no puedo sacarlo de mi circulo, la poca empatía que muestra con sus compañeros también me encabrona, en fin lidiar con gente difícil es lo mío, batallarle lo entiendo, pero al final siempre logro resultados y en este momento no lo he conseguido.


En cuanto ponga orden a mis pensamientos tendré que escribir mas, se merece un libro completo de anécdotas, al final me lo tomo en broma y digo para mis adentros... síguele y te seguirás quedando pelón.



Esos retos

No debería estar escribiendo, pero si no lo hago exploto. Hoy día de grandes cambios, entre ellos nuevo jefe, así que estoy super hiper ul...