miércoles, 31 de julio de 2013

Leyenda Urbana

Dicen que a cada quien le va distinto en la feria, bueno hoy quiero escribir sobre mi pequeña vivencia en el Instituto Mortal del Seguro Social IMSS; traté de recordar cuando fue la ultima ocasión que utilice este servicio y creo que fue hace ya casi 10 años, en aquel entonces al ser una mas del sector proletariado el enfermarte incluía una dosis de paciencia, llegar a temprana hora y dejar tu tarjeta para consultar, esperar turno, ver como la recepcionista terminaba su manicure, entrar al consultorio y ver los anaqueles hasta el techo llenos de expedientes y descubrir que por alguna extraña razón tu expediente se había extraviado, tomar mas dosis de paciencia hasta que te encontraban en el laberinto de expedientes y podían por fin extender tu receta e ir a la farmacia -mas dosis de paciencia- y hacer una fila kilométrica hasta que por fin te entregaban tu dotación de medicamento con deseos de que no volvieras nunca mas.

Hoy así como el globo terráqueo la clínica ha evolucionado, levanto el teléfono y solicito mi cita, me cuestionan mi padecimiento y el nivel de urgencia, con la sinceridad que me caracteriza les digo que no urge, pero requiero dar de alta una enfermedad crónica, degenerativa e incurable que me chupara la vida, así que me dan cita para la siguiente semana, quiero pensar que para otro padecimiento seria con menos tiempo de anticipación o si es urgente para eso esta el servicio de urgencias en cualquier clínica de la ciudad.

Ayer tuve la dicha de constatar con mis ojitos lindos como ha cambiado el sistema, las instalaciones, esta clínica creo no estoy segura tendrá unos 3 años de construcción, no he descubierto quien fue el arquitecto, pero tiene unos detalles rescatables como los cielos altos y estructuras metálicas para admirar en lo que tienes que pasar el tiempo en espera.

Hoy en día cada médico cuenta con su equipo de computo, revisan tu expediente en línea, realizan diagnostico e imprimen para que continúes con el tramite.

12:15 Unos minutos antes de mi cita, me atiende la recepcionista y me pide que vaya a otro consultorio, entrego mi tarjeta y de nueva cuenta me envían de regreso a mi consultorio a esperar sea llamada, aquí si no entendí el porque, en el segundo consultorio solo me tomaron peso y altura fue todo y lo ingresaron a mi expediente digital.
12:30 Me llama la recepcionista del consultorio al que estoy asignada y me indica que puedo pasar.
Me saluda amablemente la doctora y me empieza a preguntar mis dolencias o el porque de la consulta.
Saco mi expediente en una carpeta de vinil de arillos de 1/2” con separadores cronológicos desde mi primer consulta de Diciembre 2012 hasta los últimos análisis de Mayo 2013, si aunque no lo crean así de histérica y maniaca del orden soy.
Después de escucharme, revisar las gamagrafias oseas, placas de RX, análisis sanguíneos, empieza a tipear como loca en el computador, aquí me quede asombrada, la verdad no recuerdo mi record, pero pues yo me queme las pestañas capacitándome y soy de la vieja escuela donde te tomaban tiempo para tipear y eran en aquellas maquinas de escribir en las cuales tenias que usar papel carbón para revisar que lo realizaras sin errores, así que ver que la doctora ya hoy en día que es de la generación de computador, aprendió a escribir con 2 dedos rápidamente mis respetos.

Me explica el procedimiento, me entrega dos documentos, uno la solicitud de análisis sanguíneos, la otra el pase al hospital para ver un medico internista, me comenta que solicite cita en 15 días para control. Me indica que tanto la solicitud de análisis como el pase al internista deben ser autorizados por la coordinadora.

13:00 Hrs y aun sigo como calzón de prostituta, para arriba y para abajo, ya conocí los pasillos internos de la clínica, ya platique con el encargado de los laboratorios, ya casi me invitaban a comer una hamburguesa del Carls Jr con la coordinadora y como si fuera poco tres mujeres montoneras me detuvieron, me vacunaron, bien en buen sentido de la palabra, me pusieron vacuna del tétanos y citas para el Papanicolaou, platica de nutrición, hasta cita para la vacuna de la influenza en Noviembre tengo ya agendada.

Quejarme, para nada, todos se portaron super bien, la próxima semana tengo cita para  los análisis sanguíneos, que al no ser urgentes es el tiempo que lleva, hoy voy por el pase de hospital haber que medico internista me atenderá para dar seguimiento a mi enfermedad crónica degenerativa incurable llamada EA, en 15 días tengo cita de control con mi doctora la cual me comentó que cuando en el hospital me den la orden para medicamentos e inmediatamente se la entregue ya que es un medicamento especial que tarda hasta un mes en surtirse pues no lo tienen en anaquel.

Quejarme, pues hoy no, mañana quien sabe, pese al elevador y poder aun moverme yo sola es una friega, tal vez una persona sana no le moleste subir y bajar varias veces, pero yo ya pedía mi silla de ruedas.

Cambios, espero y un día la misma recepcionista logre coordinar todo desde su computador y no tenga yo que fungir funciones de office boy o en mi caso office girl o IBM.. si I BeMe a traer estos papeles

De ahí en mas no se el resto de los mortales, pero ayer fue un buen día en el Instituto Mortal del Seguro Social, ya platicaré la aventura de ir al Hospital con el Medico Internista.

Si la vida es bella.

1 comentario:

  1. Que bueno que te atiendan bien, es una suerte realmente.


    Beso Comadre, cuídate.

    ResponderEliminar

Esa expresión de cariño

Hoy es lunes, lunes de conectarme vía USB y descargar todo lo que en mi disco duro hay de la ultima semana. Hace 2 fines de semana tuve l...