miércoles, 16 de mayo de 2018

Educando a mamá

Lunes 14 y Martes 15 de Mayo no hay clases, por lo tanto mi peque organiza con sus amigos una pijamada, desde hace mas de una semana me lo había comentado, así que el lunes nos dimos a la tarea de ir a casa de sus 2 amigos, presentarme y pedir permiso para llevarme a casa a dos jovencitos a pasar la noche, que comieran pizza y jugaran videojuegos, desvelarse y el día martes estar sin supervisión de un adulto, ellos felices y emocionados.


Lunes tiempo de ir por los jóvenes, día de ir manejando por la autopista al aeropuerto y posteriormente entrar a un entronque para retornar, en eso me rebasa una camioneta, y en el punto para retornarme me bloquea la visibilidad.


Opción 1 - Respiro profundo, me armo de paciencia y dejo que todo fluya
Opción 2 - Le grito: Ándale wey avanza, que si no, no puedo ver para yo cruzar


En casa fuimos criadas con ciertos valores al ser 5 mujeres y ya que nuestra abuela fue muy estricta y mi madre igual, jamás se nos permitió una mala palabra, decir: mensa, sonsa o tonta era ya suficiente para darnos un revés y acomodarnos las chakras.


Así que siento decirles que salió mi instinto asesino y dije la Opción 2, me podría justificar comentando fue vil desesperación, pero en verdad el wey se lo ganó.


Continuamos nuestro camino cuando el peque expresa: Sabes mamá en vez de preocuparme de que mis amigos digan algo inapropiado en el auto, estoy mas preocupado por lo que tu puedas decir (toñoñon)


Si a estas alturas aun me siguen educando.







No hay comentarios:

Publicar un comentario

Un pasito mas

Y un día te das cuenta que estas madurando, no mucho, pero poco a poco lo vas logrando. Si me conocen en persona saben que intento tener ...