miércoles, 20 de junio de 2018

Un pasito mas

Y un día te das cuenta que estas madurando, no mucho, pero poco a poco lo vas logrando.


Si me conocen en persona saben que intento tener paz, soy un incordio de persona muchas veces, soy molesta, bromista, siempre estoy riendo por tonterías y otras veces soy toda seriedad, algunas veces reacciono mal muy mal me desespero, me enfadado y muy extrañamente he perdido el control, pero si sucede es cuando advierto para que corran despavoridos porque entonces lloverán platos, sillas, gato y hasta el celular.


Hoy fue un día como cualquier otro, bonito por haber despertado y sentirme bien, hago los arreglos para salir de casa, preparo mi desayuno para la oficina y verifico los últimos detalles del chaparro quien el día de hoy ira a un paseo a Bosque Mágico un parque de diversiones, aun cuando ha desayunado, nos detenemos en la tienda de conveniencia compra un sándwich, agua y le doy efectivo para cualquier contingencia, el paseo incluye la comida, pero ustedes saben como madre, ni madres que mi hijo pasa hambre, así somos las mamas se imaginan cuando sea abuela, el nieto saldrá rodando de mi casa.


Punto A casa
Punto B casa de mi hermana
Punto C escuela
Punto D oficina


Traslado de punto A a punto B, le comento, me gustaría llevarte a la escuela pero es muy tarde para mi, te quedas un rato en casa de tu tía y mas tarde te vas tu solo


Traslado punto B a Punto D, recibo mensaje de mi hermana, tu hijo dejo sus cosas en el auto


Me regreso a Punto B, lo encuentro a medio camino y empezamos a discutir, mas que una discusión son argumentos.


- Pensé que me ibas a esperar, solo iba a ponerme los tenis
- Te comente que me gustaría llevarte a la escuela pero es tarde para mi.
- Yo te dije que me esperaras
- No te escuche y yo te dije que no tenia tiempo, seguro venias dormido y no me escuchaste.


Conclusión, teléfono descompuesto fue todo.


Por fuera solo verían hablando a dos personas, por dentro de mis pensamientos casi lo ahorcaba.


Lo dejo en la escuela y me dice mi tía me dio dinero para que comprara algo, me lo entrega y le digo deja se lo regreso.


Llego a Punto B y le entrego el dinero a mi hermana, en eso antes de subir al auto me llama la atención ver el billete que le había dado a mi hijo en el asiento trasero.


- Really, really, lo mato, lo mato


Traslado del Punto B al Punto C, me ve fuera de la cerca de la escuela y se acerca le doy el dinero y me dice no lo ocupo, le digo tenlo, prefiero que lo traigas a que se te ofrezca algo, a que desees comprar algo y no traigas dinero, lo toma y por ultimo le doy una sonrisa y me regreso ahora si del Punto C hasta el Punto D, pago autopista, manejo como loca a 110 kms/hora, escucho música, canto a todo pulmón y logro llegar a tiempo a la oficina.


Vengo y lo comento con mi amigo mas flaco que un fideo y nos reímos juntos, después hago esta reflexión, me quede tranquila, no hubo gritos, solo discutimos un poco, pusimos las cosas en orden y ya, me doy cuenta que he cambiado, tal vez en otro momento esto hubiera sido motivo de una guerra mundial y no tiene caso discutir con mi hijo con el no, tal vez con quien se lo merezca si, pero para mi el es a quien intento mostrar como resolver los conflictos, eso es un punto muy difícil para ambos, yo no aprendí a discutir, solo a asentir, aprendí a querer la aceptación de mi madre y eso me causo muchos problemas, ya que lo lleve arrastrando también a mis relaciones, olvide quien era o ni siquiera había descubierto quien era y solo vivía para complacer a las personas para ser aceptada, por lo tanto los conflictos no es mi fuerte, o me quedaba callada y no discutía o llegaba el punto en que perdía el control y botaba todo, aunque después me arrepentía por dañar a alguien con mis palabras.


El en cambio solo aprendió a ver una relación conflictiva en la que su padre perdía el control por cualquier cosa, nos gritaba y dañaba, por lo tanto cuando el se enfadaba aventaba cosas, creo que ese será el recuerdo mas doloroso cuando en el kínder me llaman y me comentan que se enfado y perdió el control y aventó las sillas, directito al psicólogo y directito el divorcio porque me di cuenta esa relación abusiva ya no solo me estaba afectando a mi, si no también a ese pequeño de 4 años.


Después de 10 años de ese episodio, hoy en día, me doy cuenta de la gran ayuda que es mi hijo en este tema, el discute conmigo pero no pierde el control, es tolerante y enfocado, me dice las cosas claramente, como cuando me desesperaba al estar recién operada y daba instrucciones para que preparara algo de comer y me dice déjame, si no me equivoco como voy a aprender y me gusta, me gusta como se va formando, tal vez mucha gente vea que somos un desastre, pero internamente cada día vamos aprendiendo algo, seguimos creciendo.


No se el futuro, solo espero que siga creciendo espiritualmente, sus metas, sus objetivos el irá trazándolos, pero su equilibrio, su salud mental, su madurez emocional esa es la que seguimos trabajando y en el camino el me va educando.
















No hay comentarios:

Publicar un comentario

Seguimos vivos

La vida continua con sus altas y sus bajas, con sus dias buenos y sus dias malos, con sus sonrisas y sus lagrimas, bueno eso quisiera a vece...