miércoles, 25 de julio de 2012

En el infierno

La encontré revisando bajo la cama con linterna en mano, le pregunté que hacía y me dijo, estoy buscando monstruos…

Niña, los monstruos no están abajo de la cama, están en el mundo real…

Quien no tiene un monstruo a cual contener, ese que si dejamos salir provocaría caos y desolación, cuantas veces hay que contar hasta diez o incluso hasta cien para evitar que salga, algunos son mas fuertes que otros, algunos han sido alimentados por años con odios, rencores, con golpes y bajezas, si es difícil contenerlo en la vida diaria, mas difícil es cuando estas intoxicado o tomado. He conocido muchos monstruos algunos me han dañado otros simplemente los reconozco y huyo de ellos, algunas veces me gustaría que alguien los viera también, que los reconociera para poder sacarlos de su vida, pero cada quien lucha sus propias batallas, yo tengo las mías, las cuales entre derrumbar molinos y contener el monstruo que vive en mi y conlleva mis días.

Conocer un monstruo que daña a un ser pequeño e inocente es en verdad denigrante, solo el pensar que puedas compartir con ese despojo de ser humano, un alimento en tu mesa, te hace devolver el estomago, hoy ya esta en la cárcel y espero que no salga jamás, desearle que se pudra es poco, desearle tanto daño como el que ha hecho es poco, si pudiera soltar la rienda y saber que no hay consecuencias, pediría solo cinco minutos, para golpearlo y asfixiarlo con mis propias manos, pero de monstruos ya esta llena la tierra.

Niña, los monstruos no estan debajo de la cama, estan en el mundo real y algunas veces los puedes regresar al infierno donde pertenecen.

Seguimos orando por ese pequeño Ángel que se fue al cielo, hoy la familia sigue destrozada.

2 comentarios:

  1. nada mas sabio que decir que están en el mundo real ...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y busco un disfraz o una capa, para poder pasar desapercibida, hay que tener los ojos bien abiertos.

      Saludos.

      Eliminar

N otra vida

Iba un tomate y un aguacate cruzando la calle, cuando de pronto zoom pasa un auto y atropella al aguacate. En eso el tomate voltea y dice...