jueves, 30 de agosto de 2012

Uno de los 33

Dicen que van 33 en dos días, si 33, podrás cuestionar si ese numero será correcto, pero que mas da, son vidas, buenas, malas, violentas, tristes, confusas, 33 seres humanos asesinados en esta lucha de poder del narcotráfico, muertes tan violentas entre balas y navajas, maniatados, golpeados, desmembrados, fusilados en tan solo 2 días, el conteo va en 33 vidas de personas que tomaron malas decisiones, tal vez el vicio, el dinero fácil, el poder, la nula moral, la educación de un hogar disfuncional, otros tantos solo dijeron “no” y ese “no” fue suficiente, 33 vidas y entre ellas alguien que debí conocer.

Cuando era pequeña y vivía en la casa paterna en la acera de enfrente estaba la casa de la abuela, como ella vivía en EEUU esa casa era solo para cuando llegaran de visita, sin embargo un día esa casa se lleno de luz  un día la Tía Nena se mudo a esa casa porque no tenia hogar y así fue como entre risas, juegos, conviví con mis primos, salir por las noches, ir a la escuela, crecer, hacerles la pala (así decimos cuando mentimos por alguien al salir con el novio) son parte de los pocos recuerdos que tengo en mi memoria, no se en que fecha se fueron, solo se que aun eran adolescentes cuando mis primas decidieron casarse, el tiempo siguió su curso y ya no supe mucho de ellos, hace algunos años cuando la Tía Nena enfermó y aunque a los primos varones no los veíamos, porque recuerdo que yo estuve en el hospital y solo mis primas estaban para ver a su madre, los varones no supe mas de ellos, paso el tiempo y a las primas las tengo incluso en Facebook, una que otra ocasión he logrado verlas o reunirnos, de los primos 4 varones de los cuales dos pueden decirse que salieron bien librados de un ambiente podrido, los otros 2 se perdieron entre vicios y callejones oscuros.

Tengo una foto del primo donde estamos con la abuela, era el primo guapo y buen mozo, si lo veo hoy en día no creo que lo reconozca pues las drogas hicieron merma de el, perdió su luz, perdió sus sueños, me enteré que fue padre, cuantos hijos no lo se, ayer recibí un mensaje, uno de los hijos de ese primo fue uno de los 33.

Y si solo un numero mas, no una persona, no un ser humano, solo un numero de los 33 que andaban en mal camino, que tomaron decisiones equivocadas, que usaban la droga como escape, que no conocieron otro mundo mas que ese donde el mas fuerte prevalece.

Y pensar que todos llegamos con la misma inocencia a este mundo y por nuestras venas corre la misma sangre, el mismo color.

2 comentarios:

  1. Bien lo dices al inicio.
    Para los malos y los "buenos" en esa lucha, las vidas significan un número. Lo que para los que tenemos conciencia es mucho más que eso. Y peor aún cuando es alguien conocido. Desafortunadamente no todos corremos con el mismo valor para rechazar ciertos vicios, por falta de buenas compañias tal vez. O porque simplemente pensamos que es solo para probar y de ahí siguen cosas más "grandes". No sé, pero es desafortunado que esto siga.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar

N otra vida

Iba un tomate y un aguacate cruzando la calle, cuando de pronto zoom pasa un auto y atropella al aguacate. En eso el tomate voltea y dice...