jueves, 29 de noviembre de 2012

A la luz de las velas

Poco a poco la oscuridad envolvía las calles de ese viejo pueblo, en la vieja casona se podía escuchar el ulular del viento que trataba de escurrirse entre las grietas de las ventanas, el candelabro se mecía lentamente, súbitamente la casa se quedó en silencio, el viento detuvo su ulular y de pronto se escucho un leve rechinido, si ese crujir de la madera que ante el peso de su pequeño cuerpo cedía, a cada paso que daba al bajar las escaleras se escuchaba ese leve crujido que como un lamento llenaba todo los rincones de la casa, tempestivamente apareció en la puerta de la cocina, ataviada con sus ropas blancas, su pequeña figura, sus ojos siniestros, demasiados siniestros para una pequeña niña de 9 años, su cara redonda y de tez de porcelana, lentamente tomo un cuchillo, dio unos pasos… entonces sucedió lo impensable, lo inimaginable… tomo un pan y le puso mermelada

4 comentarios:

  1. Uis! Menuda historia para leer justo antes de irme a dormir....
    Jajajajajjaun
    Un besillo

    ResponderEliminar
  2. jajaja genial tu historia.... seguiremos en contacto!!!!! he vuelto a mi blog!!!!!

    ResponderEliminar
  3. Respuestas
    1. Imagina la escena comadre, yo con mis trenzas y mi rebozo, medio mordiendo la trenza y diciendo: Muchas gracias su merced, favor que usted me hace.

      :D Saludos

      Eliminar

Mañana volveremos #Mexicocreoenti

Hoy no hay sonrisa, hoy hay angustia, esa angustia que sientes que te desgarra el alma, si ya era caótico cuando pensábamos en tanta gente a...