martes, 27 de noviembre de 2012

Teléfono descompuesto

Siempre me asombro de las capacidades y diferencias entre un hombre y una mujer, entre el entendimiento y razonamiento que tenemos, pero muchas veces no se si así son o se quieren pasar de listos o como decimos en mi rancho “se hacen para comer a puños”

Hombres, no es lo mismo cuando una mujer les dice: Mi vida, se ha descompuesto la lavadora, me compras un centro de lavado



Llegar a casa y escuchar: Gordis, te cumplí tu deseo sobre el centro de lavado – Asomarte a la lavandería y encontrar el lavadero en el centro.


1 comentario:

El tornillo de mi hermana

Dia de manejar de oficina al Hospital UMMA 7 en Santa catarina No estan ustedes para saberlo, pero en casa estamos tan cuerdas que nos sob...