viernes, 16 de noviembre de 2012

Historia de terror de un fin de semana

La madrugada con su habitual quietud va llegando, mis múltiples ocupaciones me mantienen activa hasta altas horas de la noche, me disponía a apagar las luces cuando empecé a escuchar un fuerte martilleo, pensé en no darle importancia sin embargo el constante ruido molestaba, decidí investigar que sucedía, al abrir la puerta y ver hacia la calle note que los vecinos poco a poco iban asomando y fue cuando he visto la escena, me impresiono ver a ese pobre hombre con la mirada desubicada, martillo en mano, balbuceos incomprensibles y el cabello alborotado, una imagen digna de película de terror, regularmente ver al vecino no me causa ningún sobresalto, solo le doy los buenos días y es todo, pero verlo en ese estado tan lamentable me ha llamado la atención, entre los balbuceos incoherentes alcance a escuchar.. Ya viene el buen fin!, Ya viene el buen fin!, lo gritaba cual predicador en plaza publica gritando que el fin del mundo se acerca, Ya viene el buen fin!! Ya viene el buen fin!!!

Si esta bien, ya viene el buen fin que mi país ha promocionado para que la economía en este mes de noviembre también tenga su participación antes de que la mayoría de la gente que vivimos cerca de la frontera vayamos al país vecino a gastar en cosas innecesarias para llenar el vacío de nuestras vidas con cosas materiales, pero y eso que tenia que ver con el estado en frenesí de mi vecino, pude notar que lo que hacia era tipiar las ventanas, asegurar la puerta, poner candados, acaso temía que alguien quisiera entrar a su casa a comprar sus muebles y después me di cuenta cuando por la ventana lanzo pequeños pedazos de PVC, pobre hombre!! por fin lo comprendí, su mayor temor: .....“Que su esposa saliera con las tarjetas de crédito a las tiendas”





No hay comentarios:

Publicar un comentario

A mi no me gusta el chisme, simplemente es comunicación

Esas diferencias que nos hacen únicos. Para el ella es su crush si su amor platónico, le gusta verla de lejos, entrar en su muro, leerla,...