viernes, 22 de octubre de 2010

El despertador


Todos los días al marcar las 6:30am llegaba Jorge acompañado de su esposa, dejaban al peque en casa de su madre para que fuera llevado a la escuela, reconocía el sonido inconfundible de su auto, ya sabia que a los cinco minutos salía nuevamente de casa de su madre y al encender el auto, ese sonido del motor, la vibración, el escape, hacia que la alarma del auto del vecino empezara a sonar, así es como todo mundo en la cuadra donde vivimos nos acostumbramos a saber la hora, no necesitábamos ver el reloj, simplemente escuchábamos el sonido del motor de su auto, seguido del disparo de la alarma del auto del vecino que era sensible al ruido, han pasado varios años y me he acostumbrado a esa rutina, a estar lista para escuchar esos sonidos e instintivamente darme cuenta que ya son las 6:30 de la mañana, así es como me apuraba a salir, así es como la vecina se apuraba con el desayuno del peque, así es como otra vecina se daba cuenta que tenia que levantarse para prepararse e ir a su trabajo, así es como la rutina día a día nos envolvía con ese sonido inconfundible. Todo era armonía en ese despertar diario.

Un día pasó lo inimaginable, ese día llegue tarde al trabajo, los niños de la vecina no llegaron a tiempo, la otra vecina se quedo dormida, todo mundo salía de sus casas, las mujeres con sus batas de dormir, los niños quitándose las lagañas de los ojos, el amante corriendo y poniéndose los zapatos y todo mundo comentaba lo mismo… che Jorge hijo de vecina… … compro auto nuevo…
Al día siguiente en las tiendas hubo una inesperada demanda de relojes con alarma

6 comentarios:

  1. ahh jajaja que cosas, lo importante que es una persona o mejor dicho su auto, ahora a hacer una nueva rutina y acostumbrarse cada uno al sonido de sus despertador.

    Saludos

    ResponderEliminar
  2. juajuaja q risa! y ahora con relojes como todos los mortales.. yo recuerdo q cuando me quedaba donde mi abue hace miles de años, pasaba una micro vieeeeja que vendía verduras como las 9 de la mañana.. y sonaba tanto y pasaba siempre a la misma hora, tambien estaba condiccionada y me despertaba apenas pasaban con las verduras!

    jaja Un abrazo comadriña feliz fin de semana!!

    PAU

    ResponderEliminar
  3. no se puede confiar en nadie!!!
    podría haber avisado este Jorge, no??...qué cretino!!! jajjaajaja
    buen finde.
    kisses

    ResponderEliminar
  4. jejejeje
    jejeje

    Antes me pasaba con un vecino ... que ya se fue.. se mudo a los fraccionamientos nuevos...
    pero mi horario era diferente.. eran las 4 de la mañana para levantarme porque entraba a las 6 a trabajar.. como se extrañan esos tiempos..
    amiguita..
    espero estes bien.. cuidate mucho un abrazo

    ResponderEliminar
  5. En la casa vecina cuando se oyen los tacones de la señora que baja las escaleras, ya son las 5.30 am hora de despertar a mi hijo.

    No se que pasará cuando se jubile je.

    ResponderEliminar
  6. Por la casa de mi madre pasan vendiendo camotes (sib albur), desde hace años, y eso es siempre a las ocho, ja ja ja, las cosas a las que se acostumbra uno
    Saludos

    ResponderEliminar

Un dia en la vida de Angel en una realidad alterna

Semana dificil, de esos días que ya no recordaba, siempre pienso que estos días malos son para apreciar los dias buenos. Podría hablar del...